Vasectomía

La vasectomía es la técnica anticonceptiva masculina más segura, se la califica con el adjetivo de “definitiva”, aunque esto no debe considerarse estrictamente así.

Evidentemente el que piensa en realizarse una vasectomía no desea más hijos, en ocasiones la situación personal cambia y si este varón quiere volver a ser padre con las técnicas que disponemos hoy en día esto es posible.

La primera vasectomía fue realizada por Sir Astley Cooper en 1823, cirujano británico, realizó la sección de vena y arteria del cordón espermático de un lado y sección del deferente en el otro cordón. En 1829 el perro fue sacrificado y observó la atrofia del testículo en el que había seccionado los vasos y en el otro lado observó una dilatación del conducto deferente en el segmento más próximo al testículo y dentro del mismo espermatozoides. Vio también que el animal a pesar de haberse apareado en esos años no consiguió descendencia.

En España se realizan alrededor de unas 70.000 vasectomías. Esta intervención ha ido desplazando a la ligadura de trompas en la mujer como medio anticonceptivo en una pareja estable. Entre las causas está la sencillez del proceso (anestesia local y unos 15 minutos de intervención) y las mínimas complicaciones del mismo (muy raras veces hematomas o infección de la herida). Por el contrario la ligadura de trompas conlleva una anestesia general y una cirugía por la laparoscopia con evidentes mayores complicaciones.

Mi recomendación es que dentro del seno de la pareja se consensue muy bien quien debe realizarse la intervención, y sobre todo que el que se realice la misma esté convencido que es él o ella quien que no desea más hijos. Como dije al principio, en ocasiones la ruptura de esa pareja y la posibilidad de una nueva con deseo de tener hijos conlleva problemas. Otra de las recomendaciones que hago al paciente que desea una vasectomía es que realice una criopreservación de semen, es decir congele una muestra de su semen. Por una parte tranquiliza a aquellos que se plantean cuestiones sobre si en el futuro quisieran tener otros hijos y además evita tener que someterse a nuevas intervenciones si se desea una nueva paternidad.

La vasectomía consiste en la sección de los conductos deferentes (conductos que llevan los espermatozoides desde los testículos hasta su desembocadura en la próstata), según las técnicas además de la sección se pueden ligar, coagular o interponer tejidos para evitar su recanalización espontánea.

En nuestro caso con anestesia local realizamos una sola incisión para exponer los conductos y ligamos sólo un extremo. Esto es así para favorecer la posible reversión de la vasectomía (vaso-vasostomía) si el paciente desea volver a tener hijos de forma natural. Esta última intervención se realiza con microcirugía, posible anestesia general y dependiendo del tiempo que lleve paciente vasectomizado puede tener mejores o peores resultados.

Existe la posibilidad de recuperar espermatozoides directamente del testículo para ser utilizados posteriormente en una técnica de reproducción asistida denominada ICSI. Esta intervención es con anestesia local y dura unos 15 minutos. Aunque con el tiempo la producción de espermatozoides se enlentece y hay deterioro en el tejido testicular, la posibilidad de encontrar espermatozoides mediante biopsia es muy alta incluso bastantes años después de la vasectomía. En mi experiencia personal tengo el caso de un paciente de 72 años que se realizó la vasectomía con 30 años. Se pudo recuperar espermatozoides y realizar una ICSI con éxito, tiene una hija preciosa.

En el postoperatorio se le aconseja al paciente que durante esa tarde se aplique frio en la zona, use un calzoncillo tipo slip o suspensorio y haga reposo. En las 48 horas posteriores debe evitar esfuerzos físicos intensos. Podrá mantener relaciones a partir de los 7 días, aunque manteniendo las medidas anticonceptivas que tomara previamente. La desaparición de los espermatozoides del eyaculado tras la intervención no es inmediata. Se aconseja al menos unas 20-25 eyaculaciones ó 3 meses para realizar el primer seminograma de control. También existen datos de que el primer control se realice a los 7 meses para evitar repeticiones de los mismos. En el seminograma de control tiene que existir azoospermia (ausencia de espermatozoides) para que el paciente pueda comenzar a mantener relaciones sin otros medios anticonceptivos.

El varón sometido a vasectomía sigue eyaculando normalmente, no tiene ningún problema en la esfera sexual, ni hay disminución de la libido ni disfunción eréctil.

En alguno de los consentimientos informados sobre vasectomía se habla de estudios relacionando vasectomía y cáncer de próstata. Hoy en día hay múltiples estudios que niegan esa relación, el último y más completo es Vasectomy not associated with prostate cancer: a meta-analysis.

Las tasas de fallo en la vasectomía están alrededor del 0,15%, pero esto ocurre sobre todo por no haber realizado el control de semen en el tiempo que le recomendó el cirujano. Las tasas de una posible recanalización espontánea de los deferentes estaría sobre el 0,025%.

Comentarios

Gracias. Espero seguir mejorando.

Se va superando Dr. Balmori !!!

Añadir nuevo comentario