Maduración de Espermatozoides vs. Capacitación de Espermatozoides

En ocasiones acuden pacientes que presentan infertilidad por una parada en la maduración de los espermatozoides. Su pregunta fundamental es si con los avances actuales en reproducción asistida o incluso pensando en el tema de las células madre, es posible madurar de forma artificial esas células. En muchos casos la confusión viene por que se mezclan dos conceptos diferentes, la capacitación y la maduración.

La espermatogénesis es la formación de células sexuales masculinas, espermatozoides, a partir de células indiferenciadas denominadas células germinativas o espermatogonias. Este proceso se inicia en la pubertad del varón y se mantiene a lo largo de su vida. Si bien, la calidad y cantidad de los espermatozoides que se forman pueden ir descendiendo con el tiempo.

Durante la espermatogénesis la carga genética de las células pasa de ser la de una célula somática con 23 parejas de cromosomas (diploide), las espermatogonias, a convertirse en una célula con 23 cromosomas (haploide), los espermatozoides. De cada célula diploide se generan cuatro células haploides. Todo este proceso dura unos 70-72 días. La primera parte del proceso en que las células reducen su número de cromosomas hasta la mitad se denomina espermatocitogénesis y comprende el paso de las espermatogonias a espermatocitos de primer orden, de segundo y finalmente espermátidas. La segunda parte comprende el paso de espermátidas a espermatozoides maduros, esta fase se denomina espermiogénesis y es lo que se considera la maduración de los espermatozoides en células viables para la reproducción.

Cuando algún paciente se realiza una biopsia de testículo por azoospermia y el informe anatomopatológico indica que se trata de un defecto de maduración de la espermatogénesis, desgraciadamente hoy en día no existen procesos de laboratorio ni tratamientos médicos que logren completar ese proceso para obtener espermatozoides maduros. El trabajo más reciente en este aspecto es el publicado en la revista Nature por un equipo japonés. Estos investigadores han conseguido cultivar tejido testicular de ratones neonatos que sólo tienen espermatogonias y a partir de ellos in vitro producir espermatozoides viables para la reproducción. Estos resultados no se han demostrado en humanos todavía.

El espermatozoide del testículo, aunque maduro, no tiene capacidad de fertilizar a un ovocito por si sólo, le hacen falta una serie de cambios en su estructura como es el adquirir capacidad de movimiento para alcanzar su objetivo y cambios en sus membranas para que se produzca la fusión de su material genético con la del gameto femenino. Esta fase se denomina capacitación y se produce a lo largo del epidídimo. Curiosamente una vez que el espermatozoide ha adquirido estas características se produce de nuevo en el epidídimo una decapacitación, que es un proceso similar a la hibernación, el espermatozoide para vivir más paraliza su actividad que posteriormente vuelve a reactivar al contacto con el plasma seminal en el eyaculado, es lo que podemos llamar segunda capacitación.

Cuando el espermatozoide llega a la zona de las criptas, zona utero-ampular se produce, si hay ovulación, un aumento del Calcio intracelular en el espermatozoide, es lo que se conoce como hiperactivación del espermatozoide. Todo ello le permite la fecundación de forma natural.Esta última parte del proceso de fecundación si puede ser obviada o puenteada con las técnicas de reproducción asistida, por ello si podríamos hablar de una capacitación “artificial” de los espermatozoides para poder fecundar pero no de una maduración.

 

Hay ser cautos a la hora de interpretar y valorar los informes de las biopsias testiculares diagnósticas. En ocasiones se habla de parada de maduración, pero esta puede no afectar a todos los túbulos del testículo, puede existir lo que se denomina una atrofia en mosaico, es decir que habría “parches” del tejido testicular donde puede haber espermatozoides maduros y zonas donde no los hay. En estos casos una búsqueda cuidadosa con magnificación de imagen puede hacer que lleguemos a recuperar espermatozoides que puedan ser utilizados para un proceso de reproducción asistida. Debe por tanto consultar con un especialista en infertilidad masculina sobre sus posibilidades.

Comentarios

Hola buenas noches soi fatima quería saber si hay algo para la parada de maduración de espermatocito de primera fase gracias

Según ese resultado, más que arresto de maduración, diría que es una atrofia en mosaico. Si existe espermatogénesis se pueden utilizar los espermatozoides para realizar un ICSI y poder tener un hijo.

Me pudiera dar su opinios sobre este resultado.
Las biopsias de ambos testículos exhiben alteraciones semejantes. La tercera parte de los túbulos seminíferos carecen en forma importante de espermatogénesis, conservando la células de Sertoli, pero desapareciendo las espermatides primarias y secundarias sin embargo, se conserva la membrana basal y el intersticio que los rodea es normal. Dos terceras partes del resto del parénquima testicular conserva la espermatogénesis en forma normal. Las alteraciones encontradas son consistentes con un “arresto en la maduración “ testicular. No hay evidencia de malignidad.
Saludos

Añadir nuevo comentario