Cistitis de repetición

La infecciones urinarias recurrentes es un situación que se repite con mucha frecuencia en nuestras consultas. Las pacientes en cuestión de horas comienzan con dolor en la zona del pubis y vagina, se acompaña también de ganas continuas de orinar aunque luego no hacen casi nada. También al terminar la micción hay dolores agudos en el meato uretral. Puede haber sangre en orina. Si no se trata a tiempo, los síntomas aumentan uniéndose además fiebre e incluso afectación renal.

A este proceso se le denomina genéricamente cistitis, pero éstas no sólo son infecciosas, existen ocasiones en que se producen fenómenos inflamatorios en la vejiga que producen los mismos síntomas y que no ceden con la sola toma de antibióticos.

La paciente que sufre cistitis de repetición puede llegar a tener cuadros de ansiedad ante la falta de un tratamiento definitivo para su problema, así como los problemas generados por la intranquilidad que produce el no saber en que momento se producirá, el absentismo laboral o los problemas en las relaciones sexuales si son éstas el factor desencadenante.

La paciente debe saber qué proceso de estos dos es el que le realmente le ocurre para ser bien tratada.

Entre los factores de riesgo de las infecciones de orina estarían: Beber poco, estreñimiento, defectos en la higiene  de la zona vaginal, inmunodepresión. Entre los factores que favorecen las cistitis inflamatorias estarían las alteraciones hormonales y personalidad muy nerviosa de la paciente.

Un factor a caballo entre los dos tipos de cistitis serían las relaciones sexuales, por el componente hormonal, congestión de la zona pélvica y de vía de entrada de posibles gérmenes.

¿Cómo podemos evitarlas?: Primero saber que tipo de cistitis es. Según esto podremos hacer recomendaciones sobre los hábitos alimenticios e higiénicos. (Beber abundante líquido, orinar con frecuencia, evitar estreñimiento, consumo de arándanos rojos, limpiar la vagina de la parte más anterior y superior hacia atrás). Muchas veces preguntan sobre la influencia del uso de los baños públicos. Efectivamente la higiene de estos a veces deja mucho que desear pero no sería un factor demasiado determinante. No obstante para aquellas preocupadas por este tema os recomiendo veáis un utensilio que se llama Urinelle®.

En el caso de las relacionadas con la actividad sexual recomendar también cuidado en la higiene, orinar después las relaciones y evitar el sexo anal.

La higiene íntima debe cuidarse pero no ser una obsesión, el exceso de uso de jabones en la vagina puede eliminar la flora defensiva de la piel y mucosas de la zona.

Con el fin de estimular en ciertos casos la inmunidad de las mucosas, en especial la vesical, existen hoy en día tratamiento preventivos con vacunas para las cistitis., por ejemplo Uromune® de Laboratorio Q-Phrama. De hecho el premio Nobel de Medicina del año 2011 ha correspondido a estudios sobre inmunidad innata que es en lo que se basan estas vacunas.

Comentarios

Las vacunas o inmunomodulaciones pueden no erradicar el problema, puede hacer que hayan menos episodios, que sean menos agresivos, etc. También depende también del número de revacunaciones y de los tratamientos complementarios. Según algunos estudios una erradicación "casi definitiva" se puede conseguir a los cuatro años de revacunaciones.

Tras haber tomado Uromune prescrito por el Urologo, y tras meses sin infección, ha vuelto a salir. Llevo todo el verano con infecciones , Uromune no ha radicado el problema.

Gracias

Sintético y sencillo. Claro e interesante. Felicidades!!

Gracias, espero que todos los que están y se añadan en un futuro os resulten igual de interesantes.

Interesante artículo!

Añadir nuevo comentario