Cuando el sexo dura demasiado

¿Cuánto dura una relación sexual ideal?. En 2008, el psicólogo Eric Corty de la Universidad de Pensylvania desarrolló un trabajo sobre el tiempo que se considera adecuado para una buena relación sexual.

Se encuestó a 50 profesionales de la sexología con amplia experiencia y estos establecieron cuatro calificativos para la relación sexual: ADECUADA: 3 a 7 minutos, DESEABLE: 7 a 13 minutos, CORTA: 1 a 2 minutos y LARGA: 10 a 30 minutos.

Sin embargo en otros trabajos, esa misma cuestión se hacía a los miembros de la pareja y estos establecían en unos 30 minutos la relación perfecta. Corty evidencia problemas de cansancio, irritaciones en genitales o dolores testiculares o pélvicos e incluso pérdida de deseo a partir de los 13 minutos.

Habría que distinguir muchos aspectos al analizar a qué llamamos relación sexual. En el caso de este estudio, el tiempo que miden de relación sexual es el lapso entre comenzar la penetración vaginal y la eyaculación. Está claro que es muy difícil estandarizar esta acción pues dependerá de la postura, del ritmo de empujes, de la vigorosidad de los mismos, de la excitación.

Es muy posible que los estudios realizados en parejas, éstas incluyan los preliminares y no solo la relación coital, que por otra parte es lo que debe ser. Creo que es importante diferenciar o tener en cuenta que la calidad de la relación sexual no se mide en tiempo y menos en tiempo de penetración. La verdadera calidad de la relación sexual está en la satisfacción de los miembros de la pareja, cada uno de ellos puede tener diferentes tiempos, diferentes maneras de gozar y no es necesaria la sincronía en el orgasmo. Lo fundamental es llegar a conocerse, saber lo que a cada uno le gusta y disfrutar juntos que no quiere decir, indefectiblemente, a la vez.

La mecanización del coito intentando emular lo que se ve en las películas porno acaba siendo aburrido y acaba minando la libido. Puede ocurrir que la falta de eyaculación, en este caso controlada o la falta de orgasmo en la mujer durante mucho tiempo acabe por provocar dolores. En el caso del varón en los testículos (en inglés “blue balls”) por la congestión vascular o en el pene tanto por la erección prolongada como por la fricción. En el caso de la mujer molestias vaginales por falta de lubrificación, dolores abdominales por golpes repetidos en el cuello uterino por la penetración o molestias pélvicas inespecíficas por excitación excesiva y falta de orgasmo.

Por ello la pareja debe hablar de lo que le gusta y de lo que no, de sus preferencias, de sus sensaciones, no se debe pensar que en el sexo las cosas se sobreentienden. Hay que dar pistas o a veces hay que poner el GPS para que llegue la relación a un buen y agradable destino. No pensar que más es mejor, sino que mejor es más.

Situaciones diferentes son las anorgasmias en hombre y mujer, o las aneyaculaciones en el varón, ambas situaciones salen del control personal y deben ser estudiadas y tratadas.

Escucha mi participación en el programa Es Sexo en el siguiente enlace (a partir de 32'21").

Añadir nuevo comentario