Deseo y Enamoramiento: ¿Es normal que decaiga?

Uno de los problemas más comunes en las parejas hoy en día es la falta de deseo o lo que muchos confunden la falta de enamoramiento.

La falta de deseo puede presentarse en un 20% de las parejas, llegando a afectar a un 40% de las mujeres, en especial en las etapas cercanas a la menopausia. Se considera que es la ausencia o disminución de sensaciones, intereses, pensamientos o fantasías sexuales. La motivación para buscar la excitación es escasa o nula. Depende de una parte física en la que tiene gran importancia la testosterona y en el caso de falta de deseo sólo hacía el otro miembro de la pareja hay que investigar las relaciones personales.

El enamoramiento comprende una serie de reacciones emocionales que responden a descargas neuronales y hormonales. Todo parece comenzar con la producción de grandes cantidades de feniletilamina. Según los doctores Klein y Lebowitz del Instituto Psiquiátrico de Nueva York esta sustancia es la responsable de los cambios físicos y psíquicos que se producen cuando nos enamoramos. Posteriormente la feniletilamina estimula la secreción de dopamina y oxitocina (Ver funciones en la imagen). Se producen bajos niveles de serotonina y para complementar la situación, los niveles de testosterona se disparan, tanto en hombres como mujeres para aumentar el deseo sexual.

Según algunos estudios el amor apasionado dura entre los 6 y 8 meses (fase máxima) llegando a los dos o tres años. Ortega y Gasset le llamó “estado de imbecilidad transitoria”.

Pasado ese tiempo esa orgía de descargas neuronales y hormonales se apacigua y comienza una segunda fase controlada más por la vasopresina, la oxitocina y las endorfinas que van a producir las sensaciones de apego, que conllevan la sensación de seguridad, paz y bienestar con la pareja.

Como habéis visto hay una explicación física a las fases del amor y del deseo. El problema surge en las parejas cuando hay una discordancia entre los deseos de cada uno. Es decir no hay equilibrio entre lo que uno busca y lo que recibe del otro.

Habría que matizar que en estos casos hay que diferenciar varios aspectos de esta situación: Diferenciar claramente si es un problema de apego/afecto/enamoramiento o si es un problema de deseo sexual. Si se ha producido siempre o es de reciente aparición.

En el caso de que se trate de problemas de relación, de afecto, de apego, el enfoque sobre su tratamiento se hará en base a una terapia de pareja. Si la situación deriva de problemas físicos que conducen a disminución del deseo sexual las pautas de tratamiento se basarán en primer lugar en realizar un buen diagnóstico de la causa y en segundo lugar en aplicar el tratamiento médico o quirúrgico adecuado. Hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones una situación lleva a la otra: un bajo deseo sexual lleva a problemas de pareja y viceversa por lo que los tratamientos suelen ser combinados.

Lo que es más importante en estas situaciones es no demorar la visita a un especialista. Generalmente las personas que sufren estas situaciones piensan que es algo pasajero, que se arreglará sólo y muchas veces el dejar pasar el tiempo sólo lleva a agravar la situación y dificultar su tratamiento.

Comentarios

Ahhh! Se me olvidaba!!! Relacionado con este tema del que nos hablas os sugiero una obra de teatro, SHIRLEY VALENTINE, muy divertida. Con Verónica Forqué, un monólogo. Risas aseguradas. No sé si hay peli. Y que conste que yo no me llevo comisión!

Los niveles de deseo como cualquier otro aspecto psicológico se intentan modificar cuando nos causa malestar, disgusto y afectan a nuestras relaciones. Por ejemplo, alguien tímido puede desear no ser tan tímido, ser más extrovertido. No es malo que sea tímido, es su carácter, pero si le afecta en su autoestima es normal que intente modificar esa cualidad. Como bien dices con respecto al deseo habrá que cultivar o enseñar a magnificar aquellas actitudes que favorezcan el deseo, vencer la timidez o lo que busquemos.
No todo tiene porqué tener explicación racional, es lo que diferencia a la mente humana de la animal, tenemos la capacidad de pensar en cosas como Dios, la nada, el infinito, etc. Pero cuando hablamos de deseo tenemos que tener en cuenta que al menos una parte si tiene una base física y que debe ser investigada profundamente antes de achacar todo a la "personalidad" del individuo.
Gracias por tu recomendación.

Yo no tengo tan claro que cada uno pueda tener el nivel de deseo que quiera. Podemos crear situaciones que nos lleven a generar ese deseo ( voluntariamente ponemos los medios para probocarlo). Pero tambien existen esos deseos que se presentan sin ser llamados, vienen no más. De cada uno dependerá como tratarlos, si reprimirlos o darles forma. O en su caso extremo, como bien dices, consultarlos con un experto.
Tambien decir que poseemos cosas materiales, joyas, cuadros, u objetos insignificantes de los que no nos cansamos nunca. Bien poque nos gustan mucho o bien porque llevan unido algún tipo de sentimiento.
No todo tiene porqué tener una explicación lógica y razonable.

Extenso comentario efectivamente.
Con respecto a qué pasa con el hombre, te comentaré que efectivamente es falso el mito de que el hombre esté siempre dispuesto. Cada vez más acuden por el problema de bajo deseo sexual a consulta. A nivel de estudios hay publicaciones que nos hablan de hasta un 15% de prevalencia en varones (Rosen RC. Prevalence and risk factors of sexual dysfunction in men and woman. Curr Psychiatry Report 2000). Lo que si está claro es que el deseo sexual tiene esa doble dependencia la psicológica (apego, sentirse a gusto con la otra persona, etc) y la física en la que intervienen en gran manera los niveles hormonales. Como el bajón hormonal es más abrupto en las mujeres en el momento de la menopausia se puede encontrar este problema con más facilidad. En la mal llamada andropausia del varón el declive hormonal es más progresivo y sus efectos se notan a largo plazo.
Con el enamoramiento pasa como con los gustos, nos gusta un color, una forma, un determinado paisaje, un cuadro, etc. No sabemos por qué, pero lo que si que ocurren son esas cascadas de reacciones químicas en nuestro interior. Cuando nos compramos un coche nuevo nos encanta, al cabo de un tiempo nos aburre y ya nos cansa verlo, pero en el aspecto humano tenemos la posibilidad de reinventarnos para mantener la chispa del deseo viva (si ponemos interés).
Lo que si que hay que tener claro es que cada uno puede tener el nivel de deseo que quiera (nulo, bajo, alto...), lo patológico es sentirse a disgusto con esa sensación, eso es lo que se debe investigar.

Uy, creo q me he extendido demasiado!!!

He leido todos los artículos de este blog... y me gustan. Son entretenidos, cortos y sencillos. Pero este en concreto es con el que no estoy de acuerdo en casi nada. Intentaré ser escueta y comentarte en lo que no coincido:
- Nos hablas del 40% de las mujeres y su falta de deseo en etapas cercanas a la menopausia. Y los hombres? A ellos siempre les apetece?? Donde están los datos? Y es realmente en la menopausia donde se da esa falta de interes, sensaciones.....???? Pues creo que no, que dependerá de otros muchos factores en los q no voy a entrar pq me extendería mucho.
- el enamoramiento no responde a ninguna descarga bioquímica, más bien es él quien lo desencadena. Te enamoras y viene el chorreo hormonal. Efectivamente, y es en lo único que estoy de acuerdo, nos volvemos ilógicos, ciegos, estamos atontados y embobados. Pero la sensación merece la pena. Seguro que nuestro cuerpo lo agradece. En cuanto a la duración, creo que a cada uno le dura lo que le dura. Que se dejen de cuantificar y generalizar!!
- Me llama la atención que esto lo estudien unos psiquiatras jejee. Es acaso una enfermedad patologica???
- Podría discutir sobre el tema largo y tendido pero acabaré diciendo que creemos saberlo todo sobre la sexualidad (emocional y física) pero es un misterio. Seguimos sin saber pq alguien nos atrae, nos excita y alguien no, pq alguien nos satisface y alguien nos defrauda. Aunque he de reconocer q hay gente q debe saber mucho del tema y puede solucionar o ayudar en problemas q se originen en la pareja.
Enhorabuena y felicidades por tu blog, sigue con él, me gusta, es útil.....y estoy esperando impaciente el nuevo artículo!!! Un saludo.

Añadir nuevo comentario