Educación Sexual en Adolescentes

¿Cuándo debemos hablar de sexo con nuestros hijos?. El Informe de Juventud España 2012 refleja que la edad media de iniciación sexual en España se sitúa en los 17 años, sin embargo también nos muestra datos sobre la primera relación sexual, que en 2004, en un 5% era antes de los 15 años y en 2012 ha pasado a ser de un 12%.

Todos: adolescentes, padres y profesionales educadores o sanitarios parecen estar de acuerdo en que es necesaria una educación sexual. Lo que no está tan claro es que el tipo de educación que busca cada uno de esos grupos sea el mismo. Aunque en el fondo una buena educación sexual llegará a ser integral y aunará las expectativas de todos esos colectivos, está claro que a los padres les preocupa en primer lugar la posibilidad de embarazos no deseados, a los jóvenes si están haciendo un sexo con el que sus parejas se encuentren satisfechos y a los educadores y sanitarios si transmiten de manera correcta a los adolescentes los riesgos de la actividad sexual sin las medidas de protección adecuadas.

Como en cualquier otra situación vital, nuestra primera fuente de información y asesoramiento generalmente viene de nuestros padres. Desgraciadamente los temas sexuales durante mucho tiempo se han evitado tratar por considerarlos sucios, pecaminosos o que no corresponde hablar de ellos según que edades. Este es el primer fallo de la educación sexual. Si podemos hablar y contestar a nuestros hijos de cualquier tema sobre el que nos pregunta, ¿porqué de temas sexuales no?. Es posible hablar con nuestros hijos de todo lo relacionado con el sexo, no hay que sentarse un día y soltarles todo de golpe, es mas sencillo hablar los temas según vayan saliendo adecuándolos a la edad en la que surgen.

Con 4 ó 5 años pueden en ocasiones realizar preguntas que nos resultan embarazosas contestar, pero en realidad el niño o la niña no la hacen por un verdadero interés sexual. Generalmente con esas edades son cuestiones que aparecen dentro de su afán por dar respuestas al mundo que les rodea. Si en ese momento empezamos a evitar contestar o no contestamos sinceramente, empezaremos a hacer del sexo algo misterioso que el niño aceptará como algo de lo que no se puede hablar y sobre lo que se tendrá que informar de otra manera. Con esas edades no esperan una respuesta que sea un compendio de la enciclopedia de la salud, por lo que con sencillas respuestas se dará por satisfecho. Este sumatorio de respuestas a lo largo del tiempo y adaptando sus contenidos conforme avance la edad del niño, permitirá llegar a la adolescencia en condiciones más ventajosas que aquellos que siguen en esa situación de misterio sobre los aspectos sexuales.

El haber hecho del tema sexual algo natural no implica como algunos piensan que favorece o estimula la necesidad de relaciones sexuales más tempranas o más frecuentes. El despertar sexual viene marcado por un reloj biológico que no se puede manipular, pero lo que si son regulables o modulables son los impulsos que estas reacciones orgánicas provocan en nosotros. Esto es lo que nos diferencia de los animales en cuanto a las relaciones sexuales. El respeto a uno mismo y a los demás es fundamental en el sexo como en cualquier otra relación personal. Todo ello se va educando a lo largo de nuestra vida.

Como resumen os diría que la mejor educación sexual es la que sale espontáneamente del contacto temprano padres-hijos, siempre que los padres tengan una vida sexual sana y feliz. Evidentemente un padre maltratador no será un soporte educativo adecuado para los hijos.

En edades más avanzadas, con gran frecuencia y entrando dentro de lo lógico, las cuestiones sexuales ya no son generales y se centran en la propia experiencia. Esto lleva a la esfera de la intimidad estas cuestiones y por tanto puede producir un rechazo comunicarlas a sus círculos íntimos padres, hermanos o amigos. No piensen aquí los padres que el adolescente oculta algo, simplemente prefiere reservar esta parcela de su vida como propia.

Puede ser necesaria aquí la ayuda de profesionales que ayuden a resolver las dudas sin tomar parte desde un punto de vista personal.

Estos profesionales deben estar al alcance de los adolescentes, saber acudir a ellos depende en ocasiones de que hayan tenido un contacto previo en el colegio, instituto o incluso a través de sus padres.

También los padres pueden beneficiarse del consejo de estos expertos si se ven incapaces de comunicarse con sus hijos en estos temas. Pueden fomentar en diversos espacios como asociaciones de padres, círculos educativos o de manera individual foros de encuentro en los que resolver sus dudas en el campo de la sexualidad y de esta manera sentirse más cómodos a la hora de hablar con sus hijos.

Comentarios

Gracias. Lo pondré en práctica.

Gracias por seguirme y tu pregunta. Como he comentado en el post lo ideal es que el tema sexualidad fuera algo que se ha vivido con naturalidad desde la infancia. Si no ha sido así habrá que comenzar a introducirlo de manera natural. No creo un buen sistema "sentar" a nuestros hijos a hablar de sexo de la noche a la mañana. Lo más seguro es que todos estén incómodos de esa manera.
Mi consejo es aprovechar la aparición de esos temas, por ejemplo, en una noticia o película de la televisión o un comentario sobre un vecino o amigos, para abrir un pequeño debate sobre lo que cada uno piensa sobre ello. Por ejemplo si sale la noticia de una joven madre soltera o un anuncio de preservativos podemos hacer una pregunta genérica (nunca directa y personal): ¿en el instituto o en el cole la gente usa condones? ó ¿tu crees que la gente de tu edad los sabe usar?, etc. Sólo un cuestión, no interrogatorios, ya habrá tiempo de más. A partir de ahí puede que se empiece a abrir, no se ve directamente agobiado y podría empezar a contar cosas de lo que hacen los demás, poco a poco podría ver que estos temas se pueden tratar en casa sin problemas.
Espero que te sirva, un saludo

Muchas gracias Doctor por este artículo. Muy interesante. Pero ¿qué hacemos los padres cuando los adolescentes no preguntan y parece no interesarles el tema?¿ Es que quizá nos precipitamos nosotros y queremos q sepan de todo y cuanto antes mejor?

Añadir nuevo comentario