Fantasías Sexual del Hombre

He tardado un poco desde mi último post, pero bueno aquí estoy de nuevo. En el anterior trataba el tema de las fantasías sexuales de la mujer, pero, ¿qué ocurre con las del hombre?.

Recordaros lo activas que son las mujeres en cuanto a fantasías sexuales, sólo el 5% decían no tener. Esto concuerda con un estudio de la Universidad de Granada que aparecerá en la revista Anales de Psicología. Sobre una muestra de 2250 hombres y mujeres casi al cincuenta por ciento con edades entre los 18 y 73 años y que habían mantenido una relación heterosexual de al menos 6 meses, observaron que hombres y mujeres fantasean con la misma frecuencia y que además el 100% de los participantes tenía fantasías sexuales a lo largo de su vida, siendo estas placenteras. También un 80% habían tenido fantasías sexuales desagradables o negativas. El estudio de Leitenberg y Henning sobre fantasías sexuales es uno de los más completos y que sirve de referencia en este campo. Una de las conclusiones básicas es que en las fantasías sexuales el hombre prefiere desempeñar un rol activo, mientras que la mujer adopta un papel pasivo.

Este tipo de situaciones quizá viene dado por el comportamiento de “animal macho” en el que el hombre busca, por encima de todo, un grado de control sobre su pareja sexual, que en la fantasía de un hombre no coincide en muchos casos con su pareja en la realidad. Situación totalmente contraria a la de la mujer que en un número mayor de casos desarrolla sus fantasías en torno a su pareja. He de aclarar aquí que si el hombre está satisfecho con su pareja el porcentaje de fantasías con ésta aumenta considerablemente. Coincide el concepto de “macho alfa” también con el hecho de que los contenidos de las fantasías masculinas son menos sentimentales y afectivos. El hombre lleva sus fantasías a imágenes explicitas de sexo, mientras que la mujer busca más la situación que llevará a ese final que tanto desea, por ejemplo un lugar, una ropa, una situación, etc. Las fantasías masculinas más frecuentes que se incluyen en este concepto de someter a la pareja son el sexo oral, el sexo anal, la filmación de las relaciones sexuales o el sexo en lugares públicos que implique una cierta rapidez y agresividad en su acción.

También las fantasías masculinas tienen un componente de reafirmación de la autoestima, de poder sexual, de estar por encima de otros hombres. Por eso a la cabeza de las fantasías está el mantener relaciones con dos mujeres a la vez, otras serían: sexo con mujeres conocidas tanto del entorno laboral como familiar.

Las fantasías sexuales de aspecto negativo para un hombre heterosexual son las de violación por otro hombre y las de sexo con animales.

Cuando un varón nos llega con una alteración en el deseo sexual, nuestro trabajo comienza con una búsqueda de causas físicas como pueden ser alteraciones hormonales o toma de medicamentos o presencia de ciertas enfermedades, si la causa es meramente psicológica por problemas personales o de pareja el trabajo de “re-erotización” de este paciente es quizá más fácil que en la mujer que sufre este mismo problema. El hombre, como he comentado, es muy básicos en sus instintos sexuales y conseguir un estímulo erótico no es más acertar con la tecla de esas fantasías básicas y buscar el inductor sexual adecuado, es decir la mujer que desencadene ese deseo. En la mujer la alteración del deseo es más compleja y buscar los estímulos eróticos se hace más complicado, aunque a juzgar por el éxito de ventas de la trilogía de moda, Cincuenta sombras de Grey de E.L. James parece que si hay algo que realmente excita a las mujeres. ¿Son las situaciones o son las descripciones?. Habrá que profundizar sobre este tema.

Si puede ser enriquecedor para una pareja compartir fantasías, pero como comenté en el anterior post, el llevarlas a la práctica no puede ni deber ser una meta a conseguir y menos aún si la pareja no comparte tus gustos.

Comentarios

Pues aunque parezca extraño si hay hombres y mujeres que no son capaces de desarrollar fantasías, a veces es por cuestiones educacionales, temores a pensar en algo que puede llegar a pasar y que no es considerado socialmente adecuado, motivos culturales o falta de motivación. Pero todo se puede educar y trabajar sobre ello.
Muy adecuadas las puntualizaciones sobre Grey

Pero hay quien no tenga fantasias sexuales??? Q poca imaginación !!! Yo creo q hasta son saludables. tanto las q incuyen a la pareja y se comparten, cómo las q no. Y... cómo se puede mejorar con los años !! (las fantasias, digo).
En cuanto a la trilogia, jeje, es q Grey es mucho Grey. Todas queremos uno así ! ( existen???) Nos quedamos tanto con las situaciones como con las descripciones. Q la autora sea una mujer puede q tenga algo q ver.

Añadir nuevo comentario