Fantasías Sexuales en la Mujer

Las fantasías sexuales son un elemento más de la fase de excitación sexual, pero también son un complemento para mantener el deseo sexual en unos niveles óptimos. ¿Con que frecuencia las tengo que tener?, ¿es normal la que se repita tantas veces?, ¿las debo llevar a la práctica?, ¿es malo no tenerlas?, ¿sólo me pasa a mí?. Muchas son las cuestiones que giran en torno a este tema por lo que sólo puedo hacer unas pequeñas reflexiones. Según la RAE, fantasía es la facultad que tiene el ánimo de reproducir por medio de imágenes las cosas pasadas o lejanas, de representar las ideales en forma sensible o de idealizar las reales. Si lo aplicamos a las fantasías sexuales estaríamos ante una serie de pensamientos que van a desencadenar en nosotros unas respuestas físicas que producen excitación sexual. Hay que aclarar que esa excitación puede tener distintas intensidades y que, dependiendo de las personas, no siempre se vive de manera placentera. Las sensaciones que desencadenan las fantasías sexuales pueden producir en algunas mujeres pensamientos de falta de control, en otras, debido al tipo de fantasía el pensamiento es de culpa.

Afortunadamente desde hace ya varias décadas ha ido desterrándose el mito de que las mujeres no piensan en el sexo o que no tienen fantasías sexuales. Son numerosos los estudios que se han realizado sobre las fantasías sexuales de las mujeres. Menos del 5% dicen no tener nunca fantasías sexuales. Las mujeres cada vez más expresan estos pensamientos, lo que a su vez ayuda a otras mujeres a desterrar los pensamientos de que aquello que piensa es raro o sólo le pasa a ella. Las encuestas de diferente tipo sobre las fantasías sexuales de las mujeres repiten los mismos resultados, aunque hay ligeras variaciones de orden las más frecuentes son: Sentirse forzada a mantener una relación sexual, transformarse en una streapper o una mujer muy sexy, hacer sexo en lugares públicos o que la miren, hacerlo con alguien desconocido o con un ex, hacerlo con otra mujer y tríos con parejas del mismo o distinto sexo. Algunas aclaraciones sobre estas fantasías: Según el estudio Women’s Erotic Rape Fantasies: An Evaluation of Theory and Research del equipo de investigadores dirigido por la Dra. Jenny Bivona, de la Universidad North Texas encontró que, en general, el 62% de los participantes contestaron haber tenido una fantasía de la violación de algún tipo. El estudio gira en torno a la explicación de cómo una actitud tan abyecta y vejatoria para una mujer puede ser fuente de excitación sexual. Las conclusiones sobre el origen de esta fantasía no llegan a concretarse, sí por supuesto remarca que en absoluto este pensamiento representa ningún problema psicológico de la mujer que lo desarrolla. Además concluye que estas mujeres también tienden a tener actitudes más positivas hacia el sexo, la autoestima alta, más frecuentes las fantasías sexuales de mutuo acuerdo y a tener fantasías sobre forzar a un hombre a entregarse sexualmente contra su voluntad.

Otra fantasía que puede generar angustia en algunas mujeres es la de la excitación ante el pensamiento de mantener relaciones con otra mujer. La intranquilidad se basa en los pensamientos sobre su identidad sexual, algunas mujer piensan que pueden ser homosexuales y esto les lleva a rechazar estos pensamientos. En ocasiones también se viven con culpa las fantasía sobre mantener relaciones con hombres diferentes a su pareja, incluso con un ex. Estas mujeres lo vivencian como un engaño a su actual compañero.

Como ya expliqué en otro de los post (BDSM), no hay pensamientos normales o anormales. Lo que debemos tener en cuenta es que las mujeres que presentan fantasías que les generan sentimientos de culpa o problemas para su desarrollo sexual pueden beneficiarse de la ayuda de un profesional en Medicina Sexual. También es posible con la ayuda profesional conseguir generar esta fantasías en aquellas mujeres que se manifiestan incapaces de fantasear. Como comenté al principio el desarrollo de fantasías ayuda al mantenimiento del deseo sexual que es sin duda la mayor disfunción sexual femenina. Algunos datos: el 83% de las mujeres utilizan las fantasías sexuales para potenciar su excitación sexual y un 68% las utilizan como ayuda para llegar al orgasmo.

También debe quedar claro que estamos hablando de fantasías, es decir de algo que está en nuestra mente, no debe ser un fin llevarlas a la práctica. Aunque algunas de ellas podrían llevarse a cabo sin mayores consecuencias, en otros casos puede hacer que una fantasía que produce excitación y magnifica vuestra sexualidad se torne en algo aversivo y que trunque el futuro de vuestras relaciones sexuales. Por ejemplo un caso habitual sería el de intercambio de parejas: existen demasiados componentes, seguramente algunos de los participantes se planteará tras haber traspasado la barrera de la fantasía a la realidad si está a gusto con su pareja, si su pareja está a gusto con ella, etc. Por ello debemos ser cuidadosos a la hora de llevar las fantasías a la realidad, en las fantasías todo es como una quiere, es perfecto, el disfrute es máximo, no hay consecuencias, las repites cuanto quieras, libera tensiones y no tienes que justificarte ante ti o tu pareja por qué o para qué. La realidad sabemos que es muy diferente.

Comentarios

Muy ilustrativo artículo.

Esta muy bien.Yo misma las tube, pero k pasa cuando el deseo sexual es practicamente nulo que tan nisiquiera hay fantasias????

Es frecuente que el bajo deseo sexual se acompañe de ausencia de fantasías, ya he comentado que las fantasías sexuales se pueden trabajar, de hecho es una situación que se nos presenta en consulta con frecuencia. Primero hay que valorar las causas del bajo deseo sexual, si hay algo orgánico/físico o se debe a problemas de orden mental, entendiendo por estos últimos problemas de pareja, problemas de relación, fantasmas sexuales, miedo, culpa, etc. Todo ello es lo que investigamos los profesionales que nos dedicamos a este campo. Dentro de los posibles tratamientos estarían conseguir y potenciar las fantasías sexuales.

Añadir nuevo comentario