Fractura de Pene

Cuando hablamos de fractura de pene, ¿qué se fractura exactamente? Habitualmente, asociamos fractura con la rotura de un hueso, pero el pene humano, ¿tiene hueso?.

La respuesta es no. El hueso que se encuentra en la mayoría de los mamíferos, en especial los carnívoros, roedores, también los insectívoros (lat. Eulipotyphla) y en no todos los primates es el báculo (lat.baculum:vara). No lo encontramos en los humanos, los équidos, conejos y similares, los marsupiales y las hienas. En las hembras existiría un hueso homólogo llamado baubellum en la zona correspondiente al clítoris.

Existen diversas teorías de porqué existe el báculo, entre ellas la posibilidad de dar rigidez continua al pene y facilitar la cópula; el poder depositar el esperma en el lugar adecuado, más profundo; retirar el esperma depositado por otros machos; el activar la ovulación inducida por estimulación que ocurre en ciertas especies. Así mismo también se ha visto una relación entre anímales con cópula más prolongada en el tiempo y báculo mayor que aquellas especies que tiene cópulas más breves y múltiples.

Báculos diferentes animales

Curiosamente el báculo ha ido despareciendo en las especies de primates que tienen mayor tamaño y que son monógamas. La teoría de la desaparición del báculo en la especie humana lo encontramos en un estudio de la Universidad de Stanford llevado a cabo por Kingsley publicado en la revista Nature. En este estudio se compara el genoma humano y el de varias especies. El equipo encontró 510 secuencias genéticas que están presentes en los chimpancés y en otros animales, pero que no se encuentran en el ADN humano. Los genes codificados por estas cadenas de ADN están relacionados con receptores androgénicos que están ausentes en el hombre. Los andrógenos actuarían sobre unos receptores necesarios para el desarrollo del hueso del pene y de las vibrisas, ambas estructuras ausentes en la especie humana. La explicación mitológica a esta desaparición del báculo la encontraríamos en la Biblia. Dios habría utilizado este hueso para crear a la mujer y no una costilla.

Volviendo al pene del hombre, ¿qué se fractura entonces?. Las estructuras que se fracturan en el hombre son los cuerpos cavernosos. Cuando el pene está en erección máxima, la cubierta de los cuerpos cavernosos, llamada albugínea, adquiere tal rigidez, que las respuesta ante un traumatismo es la misma que una estructura no flexible, es decir se parte o fractura.

Esquema del Pene. Posición de la capa albuginea

Esquema del Pene. Posición de la capa albuginea

El mecanismo de producción más habitual es el choque durante el coito del pene contra estructuras óseas o rígidas de la pareja como son el pubis o el periné. Otro mecanismo menos frecuente sería el autoinfligido. En un artículo publicado en International Journal of Impotence Research curiosamente observan más incidencia de este último tipo de lesiones. Explican esta situación por el aumento del número de trabajadores extranjeros sin pareja que comparten dormitorios comunes. Para producir una detumescencia rápida realizan una maniobra denominada “taktaka” por los egipcios, en ingles “cracking”.

El cuadro clínico es muy típico. La mayoría refiere oír y sentir un chasquido importante en el pene, acompañado de dolor, detumescencia rápida del pene y aparición brusca de un gran hematoma. El tratamiento para evitar secuelas deber ser inmediato. Se realiza una exploración quirúrgica del pene, suturando la zona de lesión de los cuerpos cavernosos. Más complicado, aunque mucho menos frecuente, es el caso en que se acompaña de rotura de uretra.

La evolución hacia la resolución con escasas o nulas secuelas es lo habitual si el tratamiento no se ha demorado.

Añadir nuevo comentario