Menstruación

La edad de aparición de la primera regla o menarquia se sitúa en torno a los 11 ó 12 años. Si es por debajo de los 10 años estaríamos seguramente ante una pubertad precoz, si además los cambios de la pubertad, como el esbozo mamario, comenzó antes de los 8 años. Aunque hay que tener en cuenta las características étnicas de la mujer.

Es importante tener en cuenta que aunque se usen frases coloquiales como “ya se ha hecho mujer”, esto no es cierto desde el punto de vista psicológico y por tanto hay que tratarlas como niñas en tanto en cuanto no se llegue a la madurez mental. Si es importante prepararlas de acuerdo a su edad y conocimientos mediante explicaciones claras y sencillas que cambios van a ir ocurriendo en su cuerpo y porqué se producen.

Es fundamental que la aparición de la menstruación no se convierta en algo sucio y repulsivo, sino todo lo contrario, en un signo de salud y de que todo funciona bien. Sería de gran utilidad, lo que en repetidas ocasiones he comentado: una educación sanitaria y sexual desde edades tempranas e igual para ambos sexos. De esta forma, también los niños deberían conocer bien qué cambios se van a producir en sus compañeras y amigas, evitando el oscurantismo y la ocultación de situaciones tan naturales como la menstruación.

Una de las preguntas habituales sobre la menstruación es saber qué es mejor utilizar en esos días, ¿compresas, tampones, copas menstruales?. Realmente no hay una respuesta tajante. Cada mujer encontrará con qué método se siente más cómoda. Posiblemente mujeres con menstruaciones muy abundantes y/o intolerancia a los compuestos de las compresas o tampones toleren mejor las copas, aunque requiera un período de acomodación ligeramente mayor.

Otra de las cuestiones es si hay contraindicación de mantener relaciones sexuales durante la menstruación. Falso. No hay mayores riesgos de infecciones ni nada parecido. Puede haber rechazo por parte de algunos hombres a mantener relaciones esos días, pero esto se debe mayoritariamente al desconocimiento que hay sobre el tema. La sangre menstrual sólo mancha, y es con lo único que hay que tener cuidado, no tiene olor, si hay olor a veces tiene que ver más con los productos o desechables de higiene íntima, si no fuera así habría que consultar al ginecólogo.

Existen, incluso, razones beneficiosas para que la mujer mantenga relaciones esos días: los síntomas pre, post menstruales, los dolores cólicos pueden aliviarse si se llega al orgasmo. La liberación de endorfinas funciona como analgésico natural y genera bienestar físico y psíquico. En algunas mujeres las sensaciones orgásmicas son mayores debidas a la congestión pélvica durante el período menstrual. Con respecto a la dismenorrea o dolor durante la menstruación hay que valorar si es simplemente por el aumento de contracciones uterinas debida un aumento de las prostaglandinas (PG) o existen otras causas patológicas como endometriosis, tumores, malformaciones, etc. En el primer caso el uso de los inhibidores de la síntesis de PG es la primera opción: ibuprofeno, paracetamol durante los 2-3 primeros días de la regla. No existen datos claros que mejore utilizarlos en días previos. Si el dolor es muy intenso y se acompaña de sangrados abundantes normalmente se consiguen remisiones del 90% utilizando anovulatorios durante ciclos de 3 a 6 meses.

Un hecho curioso que se ha estudiado sobre la menstruación es su sinergia en un colectivo de mujeres. Es decir mujeres que conviven estrechamente, madres-hijas, compañeras de piso, de trabajo, etc, a lo largo de los meses van acompasando sus ciclos para llegar a producirse reglas simultáneas. ¿Cómo se produce esto?. Una explicación, no demostrada, vendría dada por la liberación de endorfinas, éstas influirían sobre los picos de LH necesarios para producir el ciclo menstrual.

Una de las mujeres “llevaría la voz cantante” sobre estas feromonas y las demás se adecuarían a su ciclo. Puedes escuchar mi colaboración en el programa Es Sexo en el siguiente enlace (a partir de 1h24´):

Añadir nuevo comentario