Parejas Swingers - Parejas Liberales

Se entiende por una pareja swinger a aquella que está dispuesta a realizar intercambios sexuales con otras parejas o personas solteras. En castellano el término usual es de parejas liberales.

Los swingers explican su situación como un comportamiento natural de la especie humana. La monogamia sexual no existe, nos viene impuesta por los condicionantes sociales. Pero si hablamos de comportamientos naturales, también lo son los celos, el sentimiento de posesión.

Es muy difícil, en situaciones de estrés, saber cuál será el comportamiento que vamos a tener. Por ejemplo ante una agresión, un peligro, etc., una cosa es lo que pensamos en frío y otra lo que ocurre en situación real. Lo mismo ocurre en el caso de vernos en situaciones que se salgan de lo habitual en nuestra vida sexual. No es posible asegurar lo que pasaría si fuerais a un club de swingers.

Como muchos temas de sexualidad, existen datos científicos sobre distintos aspectos, por ejemplo, los solteros y los swingers y poliamores tienen niveles de testosterona superiores a los casados. ¿Es predisposición o efecto?. También sabemos que los niveles de oxitocina favorecen la monogamia, los polimorfismos de este gen favorecen la monogamia. Los que tenían más expresión del gen de la dopamina era más inquietos sexualmente y también tenían más tendencia al alcoholismo y la drogadicción o los deportes de riesgo. Otro hecho estudiado es que los celos o sospecha de infidelidad estimulan el deseo sexual.

Si bien hay parejas que prueban el tema swinger como intento para solucionar problemas de pareja, el perfil de las parejas swingers es el de parejas con buena relación que buscan reforzar el deseo. Los principales problemas al mantener una relación swinger sin tenerlo claro son los celos y el sentimiento de culpa.

¿Podemos desear lo que ya se tiene?, esta pregunta es la base para intentar desmenuzar el concepto de deseo en una pareja y como mantenerlo. Hay escuelas terapéuticas en dos sentidos opuestos, la de los que preconizan dar espacio a la pareja para que no se sienta agobiad@, buscando incluso lo que hablábamos antes, la posibilidad de pensar, y digo pensar en situaciones que generen celos o dudas, lo que estimularía el deseo. El otro grupo aboga por más unión de la pareja, compartir actividades o sentimientos. No existe una fórmula mágica. Cada pareja debe ser analizada en su contexto.

Muy importante en este tipo de relaciones es mantener las medidas de protección frente a ITS. El uso de preservativo es fundamental, pero aun así estamos ante una práctica con riesgo alto. No dudo de los naturales deseos que preconizan los swingers, pero hay algunas cuestiones que me generan ciertas dudas sobre si en los clubs swingers o bajo este movimiento no se traslucen intereses espurios. Me refiero, por ejemplo a que no hay una definición para la persona soltera que acude a este tipo de actividades y por qué en la mayoría de clubs la entrada de mujeres solas está permitido y sin embargo la entrada de hombres solos, o no está permitida o tiene un coste elevado.

Puedes escuchar mi participación en el programa Es Sexo en el siguiente enlace (a partir de 1h 42´ )

Añadir nuevo comentario