Poliamor, otras formas de relación abierta.

Entre las diversas maneras de relaciones humanas estaría la que se denomina poliamor. Se trataría de una relación abierta, aunque otros no lo consideran así, en la que sus miembros crean unos lazos de unión basados en la fidelidad y sinceridad.

El concepto de poliamor surge en 1990 y se atribuye a Morning Glory Zell. Publicó en la revista Green Egg un artículo titulado “ A bouquet of lovers” que aborda en el tema de las relaciones abiertas, las relaciones amorosas entre varias personas. En este artículo aparece la palabra poliamoroso (poly-amorous). Tras unos debates lingüísticos con su marido Overon Ravenheart, sobre que término sería más adecuado, decidieron usar raíces latinas y griegas para formas la palabra poly-amory que se ha traducido como poliamor.

Morning Glory Zell y su marido Overon Ravenheart

Posteriormente le dio más divulgación al término Debora Anapol con sus libros “Amor sin límites” (1992) y Poliamor: El nuevo amor sin límites” (1997).

No se debe confundir el término poliamor con el intercambio de parejas, swinger, adicción al sexo o cosas por el estilo. Las personas que practican el poliamor consideran el amor como algo infinito, que no debe limitarse a una sola persona ni a un solo momento. Es por tanto que pueden compartir ese amor con una o más personas. Ese amor no se limita al ámbito sexual sino también a las relaciones románticas o de relación interpersonal. Lo fundamental de estas relaciones es la fidelidad, sinceridad y honestidad sobre las mismas. No hay engaño, cada miembro de esta relación sabe desde un principio que su pareja o parejas pueden o tienen otras parejas y viceversa. Poliamor es no sentir celos, sentimiento arraigado y natural en la especie humana. Hay quien dice que se puede querer a muchas personas, pero amar entendiendo por ello enamoramiento, sólo a una. Siempre hay grados de amor/cariño. Ya comentamos la base científica sobre el enamoramiento (ver post Deseo y enamoramiento) . Con respecto al tema de tener varias parejas existen estudios que lo relacionan con los niveles de receptores de vasopresina a nivel cerebral.

En 2006 en la revista Nature, se publicó un estudio con ratones de pradera que eran monógamos y los comparaba con ratones de campiña que eran promiscuos. Su principal diferencia, lo ya expuesto la mayor presencia de receptores de vasopresina. Modificando genéticamente los ratones y aumentando los niveles de receptores de vasopresina, los ratones de campiña se volvían monógamos. Esta sustancia se la relaciona con los celos. También la expresión del gen RS334 aumenta la secreción de vasopresina y podría evidenciarse en personas más celosas. El diseño fisiológico humana no ayuda a mantener la fidelidad una vez que cede el período de enamoramiento por lo que la continuidad de la relaciones de pareja se basan en procesos intelectuales basados en la educación, la moral, las leyes, la religión, etc.

A veces con el fin de buscar algo nuevo en una relación se acude a nuevas experiencias sexuales, entre ellas estaría este tipo de relación. Desde mi experiencia, hay que ser muy cuidadoso a la hora de entrar en a participar de estas experiencias. No digo que sea mejor o peor, simplemente no es válido para todo el mundo. Más atención todavía hay que poner en el caso de parejas, ya que hay que asegurar que todos comparten los mismos deseos.

Mi consejo es que consulten con un especialista antes de entrar a participar en una relación abierta o múltiple si tienen dudas y buscan en esto la solución a problemas de pareja.

Si quieres oír mi participación en el programa Es Sexo hablando de este tema pincha en el enlace (minuto 33).

Añadir nuevo comentario