¿Porqué las mujeres tienen orgasmos?

¿Pregunta sencilla o complicada de contestar?.

Quizá la respuesta sencilla sea: pues igual que los hombres. El problema surge entonces aquí. En principio todas las funciones fisiológicas humanas tienen una razón de ser. Comemos para nutrirnos y nos satisface comer, respiramos para oxigenar la sangre y agradecemos tomar aire cuando hacemos deporte o al salir de una apnea, bebemos para hidratarnos y nos reconforta poder beber cuando tenemos sed, etc.

En el caso del orgasmo masculino la sensación de placer que produce se acompaña del reflejo eyaculatorio y por tanto tendría un fin dentro de la función reproductora. Pero, y en la mujer, ¿qué función tiene?. Evidentemente el placer es una consecuencia pero no es ninguna función fisiológica. La mujer puede concebir sin orgasmos.

Para dar respuesta a este interrogante es muy interesante leer el artículo de David A. Puts publicado en Archives of Sexual Behavior, donde se hace un análisis de la evolución del orgasmo en la mujer. Basado en la revisión de múltiples estudios, llega a la conclusión de que existen dos teorías sobre la explicación de la evolución del orgasmo femenino.

Una sería la que considera al orgasmo femenino como un subproducto fortuito del masculino, su explicación se basa en que hombre y mujer comparten ontogenia. El ejemplo del caso contrario serían por ejemplo los pezones. ¿Para qué le sirven los pezones a los hombres?. La respuesta es que genéticamente hombre y mujer son semejantes pero el desarrollo fenotípico hace que exista un desarrollo antagónico según el sexo.

La otra teoría si admite una verdadera adaptación o evolución del orgasmo femenino como lo ha tenido el masculino. Como hemos dicho la evolución del orgasmo masculino ha permitido que las contracciones que se producen en el favorezca la emisión de los espermatozoides en la cópula para conseguir la fertilidad y la perpetuación de la especie. En el caso del orgasmo femenino se han investigado sobre tres aspectos que corroboran esta hipótesis:

1.- Teoría de la elección del macho reproductor, del semental, del mejor padre para su descendencia, de la fertilidad. Se basaría en que el placer del orgasmo haría que la hembra busque más coitos para conseguir el orgasmo. También esas múltiples relaciones le permitirían obtener beneficios de todos ellos y evitar el infanticidio de la descendencia.

2.- Teoría del vínculo de pareja. En este caso la hembra optaría por el macho que con el que consiguió más placer y por tanto más beneficios.

3.- Teoría del favorecimiento de la concepción. Es sin duda la que más estudios favorables concita y en realidad se entronca con las dos anteriores. Parece que las contracciones orgásmicas pueden favorecer la retención y ascenso de los espermatozoides incluso de una manera selectiva a la trompa donde se encuentra el ovocito a fertilizar.

A lo largo del artículo se hacen referencias y revisiones de otras apasionantes cuestiones que giran en torno al orgasmo como son las variables que predicen que ocurra el orgasmo femenino (por ejemplo distancia entre clítoris y meato urinario), si el orgasmo en la mujer es mejor con un hombre genéticamente óptimo o con aquel que es más atento y comprometido con ella, si la mujer que tiene orgasmos con el coito se presenta como más atractiva al varón, si la mujer que consigue orgasmos con su pareja cae profundamente enamorada, si la capacidad de conseguir orgasmos influye en el comportamiento de la mujer, si el tiempo de eyaculación masculina influye en la fertilidad y en el comportamiento de la mujer, si existen diferentes tipos de orgasmos con diferentes funciones o porqué el orgasmo de la mujer es múltiple.

Mi impresión personal es que a pesar de tener bases fisiológicas, el orgasmo, tanto en la mujer como el hombre puede ser modulado o influido por factores culturales, religiosos o psicológicos. Así, a la hora de tratar disfunciones sexuales que impliquen al orgasmo, como puede ser anorgasmia, hiperexcitabilidad genital en la mujer o eyaculación precoz en el hombre, debemos no solo buscar problemas físicos sino indagar en esas variables ambientales del individuo para obtener los mejores resultados terapéuticos.

Añadir nuevo comentario