Sexo para Reconciliarse

Las maneras de reconciliarse en una pareja tras una discusión son múltiples, lo ideal quizá, sería hablar sosegadamente sobre el tema y llegar a una solución definitiva del conflicto. Es necesario evitar dejar cabos sueltos que puedan ser la brasa de futuros incendios en la relación.

Una de estas formas de reconciliación es tener sexo. Lo que los americanos llaman “make-up sex”. Efectivamente el doble sentido del concepto make-up nos lleva por una parte a usarlo como reconciliación, pero por otra a utilizar otro de sus significados: maquillaje. Se trata de maquillar, ocultar o disfrazar la verdadera situación de la relación de la pareja.

Muchas parejas califican el sexo tras una discusión como algo sublime, mejor que en las ocasiones de buena relación. La razón puede explicarse de varias formas. Una de ellas sería el colofón a la situación de enfrentamiento, pero una vez resuelto el conflicto. En este caso no hay recriminación futura y el encuentro sexual surge tras los abrazos, besos y caricias que ponen rúbrica al tratado de paz. Esta situación no tiene características problemáticas.

Otra situación es que sin resolución del conflicto, se pase a la actividad sexual como continuación del momento de rabia y enfado que está provocando. Estos sentimientos se transforman en pasión y puede ser ésta muy intensa, lo que se traduce para algunos en un encuentro sexual sublime. Surgen en este caso varios problemas: ¿sienten por igual los miembros de la pareja este éxtasis de pasión?, ¿se respeta el sentimiento del otro?, ¿se busca el conflicto como fuente de una mejor relación sexual?, ¿se usa el sexo como un premio o un castigo?.

Sin ser categóricos, lo que si podemos decir es que en la mayoría de los casos, una vía muy usada para la reconciliación por los hombres es el sexo. Tras la discusión el hombre piensa que con una buena noche de sexo se solucionan los problemas. En el caso de la mujeres, buscan dialogar, conocer el porqué se ha llegado a determinada situación. Si la respuesta que encuentran es sexo, se sentirán utilizadas e incluso se pueden producir situaciones de dependencia emocional nefastas para la relación. De esto se desprende que a cierto tipo de hombres no comprenden que el sexo no soluciona los problemas, solo los oculta o retrasa, cuando no agrava su solución.

Sin duda la solución pasa por establecer correctas vías de comunicación, estar abiertos a escuchar, no dar por sabido lo que el otro va a decir, reafirmar lo positivo que encontremos en la otra persona y no reiterar sólo los defectos y además de manera aparatosa, no subir el tono de las discusiones para pretender tener razón o dar siempre la razón al otro.

A pesar de todo si se quiere conseguir tener un sexo parecido al make-up sex, podríamos utilizar algunos símiles que nos llevarían por ese camino sin tener que pasar por el peaje del enfrentamiento de pareja. Entre estas situaciones estarían: Realizar actividades extremas juntos, puede ser paracaidismo o puede ser montarte en una montaña rusa, el liberar adrenalina te puede ayudar. Otra situación es sentirse separados unos días. Un viaje con los compañeros del trabajo puede provocar un aumento de deseo en el reencuentro. El ver que tu pareja es objeto de deseo por porta de otros también puede activar vuestro deseo, aunque en este caso hay que vigilar la aparición de sentimientos de celos patológicos. Por último simular luchas o peleas, por ejemplo de almohadas o en una piscina con aguadillas, evidentemente con exquisito control de la fuerza y los límites de ese “combate” es otra de las actividades que podría conducir a un sexo make-up.

Puedes escuchar mi participación el programa Es Sexo ( a partir del minuto 35)

Añadir nuevo comentario