Transexual, Transgenero, Travesti

El pasado día 17 de mayo fue el Día Internacional contra homofobia y la transfobia. El concepto homofobia, la discriminación por orientación sexual, más conocido. Menos nombrada es la transfobia, la discriminación por identidad de género. En la mayoría de los casos el desconocimiento sobre el término transexual provoca todavía más confusión.

Las primeras denominaciones de transexualidad aparecen en los estudios de Hirschfield en 1923, pero no es hasta 1953, cuando Harry Benjamin, endocrino y psiquiatra plantea la posibilidad de la reasignación de género.

En el tratado de enfermedades mentales DSM-IV se consideraba la transexualidad como un trastorno de la identidad de género. Con objeto de despatologizar esta situación en el tratado DSM-V se habla de disforia de género, que define el malestar de la persona por tener un determinado sexo biológico cuando siente y necesitan pertenecer al sexo contrario. El transexual masculino es la persona que nace con sexo biológico de mujer, es decir tiene los caracteres sexuales de mujer, pero se siente y desea ser un hombre. La transexual femenina es la persona que nace con sexo biológico de hombre, pero desea ser mujer.

El evolutivo de transición de una persona que desea este tipo de cambio, califica a éstas como transgénero. La persona transexual tiene deseo de transformar su cuerpo para adaptarlo al sexo al que desea pertenecer. Antes se hablaba de cambio de sexo, sin embargo el término correcto es reasignación de sexo ya que un transexual tiene claro cual es su sexo, aunque no coincida con sus atributos físicos.

Hay que tener también claro que una persona transexual no necesariamente quiere llegar hasta el fin de la transformación corporal, es decir puede llegar a la fase hormonal o a cierto tipo de cirugías, pero no necesariamente tiene que llegar a la modificación genital.

Otra situación a tener claro es la identidad sexual. Al igual que las personas cisgénero, es decir las que están conformes con su sexo biológico, las opciones sexuales para alguien transexual pueden ser hetero, homo o bisexual.

Concepto diferente es el travestismo, que se refiere a un comportamiento que no supone una necesidad de reasignación sexual. Simplemente desean vestirse, usar complementos o comportarse como alguien del sexo contrario. En ocasiones es por un sentimiento lúdico, como las Drag-Queens, en otras explorar el lado femenino, en otras por excitación sexual. En ocasiones puede suponer el paso previo a la transexualidad, pero repito que no necesariamente.

A pesar de intentar que no se considere a la transexualidad patología, ésta consideración tiene sus beneficios, al menos es España. El considerarlo como un trastorno hace que los tratamientos necesarios para una reasignación de género puedan estar cubiertos por el sistema público de salud.

Puedes escuchar mi intervención en el programa Es Sexo en el siguiente enlace (a partir de 1h 47')

Comentarios

Muchas gracias

Que interesante y ameno tu blog , me ha encantado :)

Añadir nuevo comentario