Violencia de género

Cuando se habla de violencia de género se entiende la violencia del hombre sobre la mujer, por lo que creo más acertado expresar este tipo de actuaciones como violencia machista. La actitud machista que llega hasta la violencia, física o psíquica, comparte unas bases sociológicas y psicológicas que Michael Kaufman describió muy bien en su escrito “las 7 Pes de la violencia de los hombres”. Kaufman fue uno de los fundadores de la campaña Lazo Blanco contra la violencia de los hombre sobre la mujeres en los años 90.

Las causas de las agresiones de los hombres sobre mujeres se explican por uno o varios de los siguientes puntos:

 

1.- Poder patriarcal: Los hombres actúan violentamente contra otros hombres como lucha por el poder, esto se ocurre desde la niñez, por lo que la violencia se interioriza como algo a desarrollar o algo necesario para sobrevivir. La violencia, además de sobre otros hombres, se ejerce también sobre las mujeres o incluso sobre uno mismo, es lo que se denomina la tríada de la violencia.

2.- Percepción del derecho a los privilegios: La violencia no estaría solo justificada por el deseo de mantener el poder, sino por el derecho a mantener unos teóricos privilegios que la cultura y la sociedad le han otorgado.

3.- Permiso: Ya no sólo las costumbres sociales o culturales llevan a la violencia, las leyes civiles o religiosas  en algunos casos permiten o incluso fomentan estos actos.

4.- La paradoja del poder de los hombres.- El impulso agresivo del hombre viene dado por sus temores e inseguridades para demostrar o mantener su hombría. Podría aplicarse el refrán: “dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”.

5.- Armadura psíquica.- Determinadas formas de crianza determinan una disminución de la habilidad para involucrarse en los sentimiento de los demás, es decir una falta de empatía. Se alejan emocionalmente de otras personas.

6.- Presión.- Se educa a los niños desde pequeños para que no exterioricen sus sentimientos. Un niño no debe llorar o quejarse del dolor, eso es de niñas. Lo único que pueden manifestar sin reproche es la ira. Por tanto al llegar a la etapa adulta la única manera de expresar sus emociones puede ser la ira con lo que esto conlleva.

7.- Pasadas experiencias.- La vivencia en el seno familiar de la violencia sobre la mujer produce una respuesta aprendida que luego repiten en sus relaciones personales. También la violencia entre iguales puede ser un desencadenante.

 

La solución a este problema, pasa como en casi todo, por la educación. Es difícil cambiar estos engranajes de la sociedad que llevan cientos de años funcionando o más bien “malfuncionando”. Quizá, cuando se habla de los movimientos feministas y sus propuestas hay también demasiado extremismo, como lo es el machismo, sin embargo esa agitación a las mentes que supone oír esas propuestas puede servir para que lleguemos al punto de equilibrio.  

 

Puedes escuchar mi participación en el programa Es Sexo en el siguiente enlace (a partir de 1h 50 ‘)  

Añadir nuevo comentario