Dopaje y sexo en el deporte

El dopaje en el deporte es un continuo motivo de noticias. En la mayoría de ellas lo que se cuenta es a quién afecta y los títulos y las marcas que éste o aquella deportista consiguieron bajo sus efectos.

No se explica detalladamente los altísimos riesgos del uso de sustancias iliciticas en el deporte. Unos riesgos serán conocidos ya que son sustancias comercializadas hace tiempo, sin embrago en ocasiones, los deportistas se ven sometidos al consumo de fármacos cuya eficacia no ha sido sometida a los preceptivos controles y ensayos clínicos. En definitiva, los deportistas se vuelven conejillos de indias.

Sin duda los datos de dopaje a gran escala, lo tuvimos en la antigua República Democrática Alemana. El ministro de deportes Manfred Ewald diseñó un siniestro programa de dopaje para mejorar los resultados de sus atletas, utilizando el esteroide Oral-Turinabol. Los sufrimientos físicos y psíquicos como resultado de su uso se han ido conociendo gracias a las denuncias de atletas como Heidi Krieger. Esta deportista fue sometida al uso continuado de estas sustancias durante años, llegó a realizar intervenciones de cambio de sexo y ahora es Andreas. Junto con su pareja, Utte Krause, también sometida a dopaje, han denunciado todos estos hechos.

Historias de celos y sexo, aparecen también relacionadas con el dopaje, como es el caso de Marion Jones. La sustancia que utilizaba el THG fue creada por los laboratorios Balco, y era de muy difícil detección. Al parecer el primer marido de Marion, despechado por el abandono de ella por Tim Montgomery, otro plusmarquista olímpico, denunció el dopaje esta mandando una jeringuilla con restos de de THG.

Las sustancias de dopaje más habituales serían la EPO (eritropoyetina recombinante humana), la hormona del crecimiento (HG), los esteroides anabolizantes, el clenbuterol o salbutamol, los narcóticos y los complementos nutricionales con sustancias “quemagrasas” como la metilhexanamina.

Nos interesa recalcar aquí los efectos que en la esfera sexual pueden producir los anabolizantes como son: Atrofia testicular, ginecomastia e infertilidad en varones. Virilización con aumento del vello, cambios en el tono de voz e infertilidad en la mujer. Y tanto en hombres como mujeres produce alteraciones de la libido, acné, alteraciones del estado del humor (agresividad), hipercolesterolemia, hipertrofia cardíaca, alteraciones hepáticas, diabetes, etc. Muchas de estas alteraciones son irreversibles.

Es importante recalcar la necesidad de una buena información de toda y cada una de las sustancias que se toman baja el epígrafe de “ayudas al deportista”, tanto para aquellos que lo hacen de manera amateur, como en especial para los que lo hacen de manera profesional.

Puedes escuchar mi intervención en el programa Es Sexo en el siguiente enlace (a partir de 1h 28')

Añadir nuevo comentario