Depresión Sexual

        Es muy común hablar de la astenia primaveral y de la astenia otoñal. Esta segunda quizá es más fácil de comprender ya que pasamos de una época de luz y generalmente descanso como es el verano, a un época más gris y en la que el reinicio de las actividades laborales nos cae como una losa. Efectivamente las razones fisiológicas de esta "depresión otoñal" están basadas en los cambios de nuestro organismo frente a la bajada de la temperatura y la disminución de la luz solar. La respuesta es una alteración de los biorritmos y por tanto del ciclo vigilia-sueño.

        Son dos hormonas las principales causantes de los síntomas. Por un lado, la melatonina aumenta debido a la disminución de la luz, se la ha llamado la hormona de la oscuridad. Sus principales efectos son cansancio, disminución de la temperatura corporal y deseo de aumentar la ingesta de alimentos.Por otro lado, tanto la serotonina como la dopamina disminuyen, produciendo falta de interés y atención.

        En la mayoría de los casos esa astenia desparece conforme nos aclimatamos a los cambios medioambientales. Sin embargo en personas predispuestas puede desarrollarse un cuadro más grave que se denomina trastorno afectivo emocional, deprsión estacional, depresión de invierno o tristeza en tiempo de invierno. En este caso a los síntomas de los que hemos hablado antes se añade desesperanza, tristeza, iiritabilidad e incluso aislamiento social. En el ámbito sexual se entra en una dinámica de apatía sexual con disminución o anulación del deseo.

        En su forma leve, la astenia otoñal, se puede tratar con exposición a la luz solar al menos 10 minutos diarios, sobre todo en la mañana, comer de manera equilibrada con aumento de frutas y verduras, respetar las horas de sueño y realizar ejercicio físico de manera habitual. Desde el punto de vista sexual, debemos evitar los pensamientos y comportamientos negativos que provienen de esa apatía sexual. La actividad sexual puede ser un buen aliado contra la depresión. Es cierto que si existe esa desgana es difícil da pie a un encuentro sexual, por lo que puede ser bueno en los momentos iniciales conformarse con ratos de intimidad, caricias o masajes. En cualquier instante ésto propiciará o hará saltar la chispa para una actividad sexual más intensa.Esos momentos deben aprovecharse para hablar relajadamente con la pareja acerca de sus sentimientos o sus miedos. Ya hemos hablado en otras ocasiones de los beneficios del sexo: al ser una actividad física, te hace sentir bien, ya que se liberan endorfinas, también es cardiosaludable, libera de estrés, por lo que es un antídoto contra la depresión, la astenia, la ira o la ansiedad. Ten en cuenta que no es necesario llegar al orgasmo para que se cumplan todo estos beneficios, tan sólo el nivel  de excitación puede producirlos.

        En el caso de la astenia otoñal podemos complementar el abordaje utilizando melatonina, pero en los casos que exista una clara alteración de los ritmos circadianos. Esta situación es más evidente en las personas que viajan y en las que se produce el jet-lag. La melatonina, de manera natural, tiene su máximo pico durante la noche. La mayoría de las personas segregan esta sustancia a una hora determinada, por lo que los cambios horarios trastocan el ritmo vigilia-sueño. La toma nocturna de melatonina puede ayudar a acelerar la acomodación a los nuevos horarios.

        Puede escuchar mi intervención en el programa de radio Es Sexo en el siguiente enlace (a partir de 1h25' )

Añadir nuevo comentario