Sexo Casual

Sexo casual

Un estudio publicado en el Journal of Sex Research compara una encuesta sobre las prácticas sexuales en un grupo de jóvenes entre 1988-1996 a uno  entre los años 2004-2012. Los investigadores de la Universidad de Portland no encontraron diferencias significativas entre ambos grupos. Es más en los estudiantes de la cohorte 1988-1996, 55,3% dijeron que habían tenido relaciones sexuales al menos semanalmente durante el año. Para los estudiantes 2004-2012, el número era un poco más bajo (50,6%). El número de estudiantes que reportaron haber tenido más de una pareja sexual desde que cumplieron 18, también fue mayor para los estudiantes en el pasado (67,3%) de lo que era para los estudiantes en el presente (62,3%). También se obtuvo el dato de que más estudiantes del grupo actual  no tenían parejas sexuales desde que cumplieron 18 (15,0%) en comparación con el pasado (10,2%). Como se puede ver, en todo caso, las tendencias en los datos sugieren que los estudiantes de hoy están teniendo menos sexo, no más. Según ellos la teoría del hook up está sobrevalorada ya que incluiría desde besos hasta relaciones con penetración. Por tanto concluyen que no deben preocuparse los padres por el número de relaciones de sus hijos ya que es similar a la de sus coetáneos en la etapa universitaria.

Si es cierto según el mismo estudio, que algo ha cambiado un poco. Los estudiantes de hoy tienen más probabilidades de haber tenido relaciones sexuales con un amigo o amiga (71,0%) en comparación con los antiguos alumnos (55,7%). Esto se traduce en que los “amigos con derecho a roce” o en inglés FWB (Friends with benefits) son de hecho cada vez más comunes.

En promedio, tanto para los hombres como para  las mujeres, el sexo casual, parece tener mayor efecto positivo que negativo. En un estudio de García y Reiber en 2008, se pidió a los participantes que expresaran sus sensaciones la mañana después de una relación casual, el 82 por ciento de los hombres y el 57 por ciento de las mujeres estaban en general contentos de haberlo hecho. La brecha entre hombres y mujeres es notable y demuestra una diferencia en las reacciones afectivas.

Otro estudio, el de Owen en 2010 muestra resultados parecidos entre 832 estudiantes, 50% de los hombres están satisfechos con la relación al día siguiente por tan sólo un 26% de las mujeres. También hay quien diferencia el momento de la relación con el estado posterior. Paul y Heyes en 2002 entre 187 individuos vieron que durante la relación se sentían bien, excitados y con ganas el 65%, sin embrago a posteriori solo el 27% se sentí feliz, el 20 satisfecho y un 35% arrepentido o decepcionado. Las causas de arrepentimiento son variadas; en un estudio de Lewis en 2011 desarrollado a través de la web entre 1.468 estudiantes universitarios encontraron entre ellas, 27,1% vergüenza, 24,7% dificultades emocionales, 20,8% pérdida de respeto y un 10% dificultad para tener pareja estable.

Otras conclusiones de otros estudios de Owen en 2011 muestran  mejoría de los síntomas depresivos y menos sentimientos de soledad tras este tipo de relaciones en personas con estos síntomas previamente elevados. Sin embargo los jóvenes con vida social activa y pocos datos de depresión llegaban a empeorar en estos aspectos.

Armstrong, England y Fogarty en 2009 en una encuesta on line sobre 12.295 estudiantes encuentran otro dato interesante, en el primer encuentro casual el 31 % de los hombres llegaba al orgasmo frente a un 10% de las mujeres, en la última relación lo consigue el 85% delos hombres y el 68% de las mujeres. Como podemos ver sigue habiendo una desproporción entre los índices de satisfacción por sexo.

Aunque a la pregunta de por qué el sexo casual, un porcentaje alto contesta que por apetencia física, sin embrago un porcentaje no despreciable como es el 54% contestan que por razones emocionales y el 51% por el deseo de iniciar una relación romántica. Es por eso que los estudios llevados a cabo por Gray y García en 2013 concluyen que aunque por definición el sexo casual es sexo sin ataduras, éste pueden provocar un vínculo romántico importante que genere conflictos en las relaciones futuras.

Independientemente de todos estos factores sociales y psicológicos no se debe olvidar el cuidado físico en este tipo de relaciones y por tanto os remito a cualquiera de los otros post sobre el sexo seguro.

Podeis escuchar mi intervención en el programa Es Sexo en el siguiente enlace ( a partir de 1 h 38')

photo credit: Evan Gage with Beards and Brides via photopin (license)

Añadir nuevo comentario